Una pandemia transita el orbe (3)

Por: José Antonio Michelena

Coronavirus
Coronavirus

La pandemia desatada por la Covid-19 ha conmocionado el mundo y dejado claro que a pesar de todo el avance tecnológico al que hemos llegado, la naturaleza puede cobrarnos caro nuestros errores, y que la globalización es excelente para expandir los virus.

Como cada nación ha trazado sus estrategias, su propia gestión de la crisis, hemos convocado a un grupo de intelectuales de países diversos, para poner en contexto, desde sus respectivas naciones, este flagelo actual, globalizado, de la humanidad.

Son científicos, profesores, escritores, periodistas, comunicadores, que dejarán aquí sus voces para transmitirnos sus experiencias, informaciones, opiniones. Al compartirlas, propician que sintamos ese amparo que brindan el conocimiento y las ideas, algo que necesitamos mucho en esta hora.

 

VISIÓN GLOBAL DE LOS TRATAMIENTOS A LA COVID-19

Alejandro Madrigal
Alejandro Madrigal

Por Alejandro Madrigal*

El nuevo coronavirus se ha vuelto un problema serio, y ahora es una pandemia. Se ha ido de control, ha crecido a una velocidad a la que no estábamos preparados. Para responder, con nuevos tratamientos y medicamentos a la velocidad que este virus se expande en nuestro planeta, ha habido un intento masivo y global de desarrollar nuevas terapias. Esto ha generado innovaciones, pero aún así falta mucho por hacer.

Las medidas terapéuticas para tratarlo se han divido en:

  1. Producción de vacunas (que sería lo ideal).
  2. Disminución de la transmisión del virus (que depende más bien de medidas casi medievales, como la cuarentena y el aislamiento).
  3. Medidas terapéuticas a los pacientes afectados, desde tratamientos sencillos, que incluyen medicamentos sencillos; y las opciones para tratar el síndrome severo respiratorio, que van desde sintomáticos, como sería el oxígeno, los broncodilatadores, algunas medidas de pulso caroteideo, corticoides, etcétera, y posteriormente la exploración más específica, con medicamentos antivirales.

Se han intentado varios de ellos [antivirales], como el remdesivir, que es muy prominente, aunque recientemente en Japón se han hecho estudios con otros antivirales como sería el favipiravir; hay otros resultados con el lopinavir-ritonavir, que salieron negativos en el New England.

Después vienen los medicamentos que se pueden llamar inmunorreguladores, porque se ha visto que la respuesta inflamatoria se debe no solamente al efecto que el virus produce, sino que hay una respuesta muy importante del cuerpo, del sistema inmune del organismo tratando de rechazar el virus.

Esta respuesta se ha visto en otras condiciones, por ejemplo en el llamado síndrome de liberación de citoquinas, con pacientes que reciben nuevas medidas terapéuticas, como los pacientes chocados. Allí hay una gran cantidad de sustancias que el organismo produce tratando de responder, como interleuquinas, en particular la interleuquina 6 (IL-6), que llevan a un proceso inflamatorio severo que afecta el pulmón.

Otra teoría es que el virus también afecta mucho la transmisión de oxígeno a nivel de los eritrocitos, y esto altera la oxigenación sistémica. De tal forma hay medicamentos que tratan de atacar este problema, como serían los inmunorreguladores, como el tosiluzumab, un anticuerpo que bloquea la IL-6.

Posteriormente ya vienen medidas un poco más fuertes, que tratan de disminuir los procesos inflamatorios.

A un lado de ellos se ha desarrollado lo que se llama la terapia celular. Hay varios estudios que están intentando la aplicación de células Mesenchimales que se obtienen del cordón umbilicar preferentemente, y que tienen un efecto inmune modulador. Hay ensayos clínicos con el uso de estas células en España, Francia, y otros países, después de los resultados iniciales en China, que mostraron, en seis pacientes, una respuesta favorable.

Hay otros estudios con sueros de pacientes que se han recuperado después de las infecciones, para tratar a pacientes infectados. Los resultados están aún en ensayos clínicos. Está todavía por verse su efectividad, pero son muy prometedores.

Hay otros medicamentos que tratan de proteger al endotelio, como el Defibrotido, que está en fase de ensayo. Y luego están los medicamentos que tienen un poquito más de reconocimiento a nivel de la prensa, como la hidroxicloroquina, y otros, que pareciera ser que son prometedores, pero todavía no está claro su papel.

Recientemente la compañía Gilead ha liberado la comunicación de un medicamento que se llama remdesivir. Según lo que se ha publicado en The Times, la respuesta de este medicamento es impresionante, de acuerdo a un estudio que se ha hecho en Chicago.

Todo esto está demostrando que todavía no tenemos un control. Sin embargo, la respuesta masiva de la ciencia ha generado más de 180 ensayos clínicos. Hay una gran cantidad de medidas que se están haciendo, pero también hay otras cosas que no son indicadas, por ejemplo, hubo gente que dijo que con Vitamina C y otras medidas podían prevenirlo. Con esto hay que ser muy cautos.

El punto final es que cualquier droga, cualquier medicamento que se utilice debe ser bajo un rigor crítico de ensayos clínicos. Ellos son los que tienen que mostrar realmente que hay un beneficio y no caer en errores, como sucedió anteriormente con pandemias como la influenza y otros tipos de virus, donde se utilizaron medicamentos que posteriormente se vio que no eran efectivos.

Londres, 17 de abril de 2020

 

*ALEJANDRO MADRIGAL FERNÁNDEZ (Mèxico, D.F., 1953), especialista en trasplantes hematológicos y de médula ósea, es director científico del Instituto de Investigaciones Anthony Nolan, centro especializado en cáncer de sangre, y titular de la Cátedra de Hematología del Royal Free Hospital & UCL Medical School, en Londres. Ha sido presidente, desde 2010, de European blood and Marrow Trasplantation Society. Sus investigaciones están reflejadas en más de quinientos artículos citados miles de veces.

Deje su comentario

Comparta su respuesta

Su dirección de correo no será publicada.


*