Cáritas Habana en tiempos de Covid

Por: Yarelis Rico Hernández

Migdalia Dopico Paz, directora de Cáritas Habana
Migdalia Dopico Paz, directora de Cáritas Habana

En un momento difícil para el mundo por la propagación de la Covid-19, la misión caritativa de la Iglesia no se detiene. En la Arquidiócesis de La Habana se continúa prestando servicios a personas necesitadas, especialmente a adultos mayores, gracias a los voluntarios de Cáritas, quienes son considerados “el corazón y los brazos de esta institución católica”. Para conocer más detalles sobre el quehacer de Cáritas Habana en medio de esta emergencia sanitaria, Palabra Nueva conversó con su directora, Migdalia Dopico Paz.

¿Qué acciones ha emprendido Cáritas Habana ante la actual situación provocada por la Covid-19? ¿Han priorizado alguno de sus programas? Si así fuese, ¿cómo han hecho para llegar a los beneficiarios de los mismos?

“Como nuestra misión es en el servicio de la caridad, no podemos dejar de hacerla en esta hora tan difícil para nuestro pueblo y, en particular, para nuestros beneficiarios. En comunión con nuestro arzobispo y presidente de Cáritas Habana, cardenal Juan de la Caridad García, elaboramos un Plan de Acción ante esta situación de emergencia sanitaria. Para ello tuvimos en cuenta, fundamentalmente, el mensaje de los Obispos Católicos de Cuba, los acuerdos del consejo de directores de Cáritas Cuba, la opinión del equipo diocesano de Cáritas Habana y de voluntarios de todos los Programas, de sacerdotes y religiosas en las comunidades. Valoramos, por supuesto, la situación de la epidemia en el país y las medidas adoptadas por las autoridades hasta el día en que se elaboró (24 de marzo).

”Determinamos mantener algunos de nuestros servicios esenciales, entre ellos el de alimentación dentro del Programa de personas mayores, la ayuda humanitaria a familias muy necesitadas y la entrega de medicamentos. Como era de esperar se suspendieron todas las actividades de los Programas que implicaban encuentros y trabajo en grupos como GDH (Niños, adolescentes y jóvenes), VIH, Aprendiendo a Crecer y Formación General. Esto no excluye la atención a personas vulnerables o con necesidades de esos Programas.

”Los servicios de comida para ancianos tienen dos modalidades: en cantinas que se llevan a las casas o se recogen en el local habilitado para ello, y la segunda es la entrega de una bolsa con alimentos crudos para un período de tiempo. En todos los casos se toman las medidas de seguridad.

”En un segundo momento, en el mes de abril, se analizó la situación de las personas con discapacidad del programa Aprendiendo a Crecer que llevaban más de un mes encerradas en sus casas. Además del sustento material a los más necesitados, se apoyó con algunos materiales didácticos (crayolas, plastilina, etc.) a los que no tuvieran en casa. De esta manera, la familia puede implementar algunas de las actividades del Programa para que los beneficiarios no pierdan las habilidades adquiridas o desarrolladas en los talleres y ocupar así su tiempo. Los voluntarios hacen además un acompañamiento constante a las familias por vía telefónica o virtual para responder dudas, apoyar u orientar. Para esta modalidad resultó muy importante la experiencia que se tuvo este año con la celebración de la Jornada de Cáritas de apoyo a las personas con discapacidad y sus familias de forma virtual”.

Dentro de las medidas adoptadas, el aislamiento social parece la más segura para evitar la propagación del virus. ¿De qué manera actúa el equipo de diocesano de Cáritas para prevenir posibles contagios entre sus miembros y voluntarios?

“El equipo toma todas las medidas orientadas para esta epidemia. En la Oficina trabaja con el mínimo de personal, con un horario reducido y frecuencia menor. Hemos adoptado además la modalidad de trabajo desde la casa, el uso de los medios de protección, guardar la distancia recomendada, la higiene de los locales y de las personas. Para movernos utilizamos el transporte de la institución. En el caso de los voluntarios es similar”.

El equipo de Cáritas Habana toma todas las medidas orientadas para esta epidemia

¿Tienen contemplada alguna estrategia de trabajo para continuar su labor en caso de que las medidas epidemiológicas se extremen? Pienso, por ejemplo, en que territorios dentro de la diócesis puedan ser declarados en cuarentena. 

“La estrategia fundamental ha sido prever, donde es posible, un adelanto en los apoyos a los servicios fundamentales que abarque un período mayor, teniendo en cuenta que la situación epidemiológica se pueda agravar”.

¿Han establecido alianzas de trabajo con organismos o instituciones del Gobierno para llegar a un mayor número de personas necesitadas, o el accionar de Cáritas se ha desarrollado solo desde espacios de la Iglesia y con la colaboración de fieles, religiosos y sacerdotes?

“La Iglesia siempre actúa desde sus espacios, pero abierta a la colaboración como un actor social más. Depende siempre de la realidad de cada lugar o comunidad. Hay lugares con intercambios entre voluntarios de Cáritas y los Servicios de apoyo a la familia (SAF), para que ningún anciano, solo o necesitado, quede desamparado.

”Cáritas Habana agradece, en primer lugar, el apoyo de su voluntariado y de las comunidades cristianas de la Arquidiócesis donde se desarrollan los servicios; al clero, a las congregaciones religiosas, otras pastorales, y a todas las personas de buena voluntad que de diferentes maneras nos apoyan. También al equipo diocesano por su entrega y compromiso para garantizar que no se detengan los servicios y a la oficina nacional de Cáritas Cuba por su gestión oportuna y necesaria.

“Nos unimos en oración como Iglesia que peregrina en la Arquidiócesis de La Habana y le pedimos a la Virgen de la Caridad que interceda por los cubanos ante esta epidemia, en especial, por los pobres que son los preferidos de su Hijo Jesucristo, y que fortalezca en la fe, la esperanza y la caridad a todo el voluntariado de Cáritas, a las comunidades donde funcionan los servicios y a los sacerdotes y religiosas que en esta hora difícil siguen sirviendo”.

Deje su comentario

Comparta su respuesta

Su dirección de correo no será publicada.


*