Lógica

Por: Jorge Fernández Era

Lee el periódico y corre con júbilo hacia la taquilla.
–Señorita: ¿es cierto que el ferrocarril está obligado a resarcir al pasajero un porciento del pasaje que oscila entre un cinco y un treinta y cinco en dependencia del tiempo de demora, ya sea en salida o en llegada?
–Sí.
–¿Y que el cliente puede reclamar hasta quince días después del viaje?
–Sí.
–Señorita: ¿y no se rebajará cuando se rompa el aire acondicionado?
–No.
–¿Y cuando los vagones estén hediondos, con colillas, papeles y hasta fango por el piso?
–No.
–¿Y cuando no haya agua para beber, ni siquiera tibia?
–No.
–¿Y cuando no haya qué comer, o haya, pero con trifulcas hecatómbicas?
–No.
–¿Y cuando las ferromozas nos muestren la misma cara que usted me está poniendo ahora?
–No.
–Y… ¿por qué?
–¿Qué tú quieres, mijito? ¿Viajar gratis? Ω

Una exquisita crónica costumbrista, que narra lo que a cualquier cubano puede suceder si hace uso de los servicios ferroviarios.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*