Ciencia fuera de serie

Por: Armando Núñez Chiong

El director de la serie, Rudy Mora, segundo de derecha a izquierda en la imagen, acompañado de algunos actores.
El director de la serie, Rudy Mora, segundo de derecha a izquierda en la imagen, acompañado de algunos actores.

Para caracterizar la obra de Rudy Mora no puede hablarse de búsquedas, sino de hallazgos, de marcas personales fácilmente reconocibles. Hay un abordaje valiente y matizado de temas difíciles y apremiantes de la sociedad cubana actual, narrados con una sintaxis atípica, que evade formas convencionales de montaje y prefiere la edición inquieta –a veces de lectura difícil– para lograr tempos que mucho contribuyen a “energizar” el discurso, siempre fotografiado desde ángulos, encuadres y perspectivas tan diferentes como los conflictos jerarquizados. “Cada plano está dibujado, pensado” reconocieron realizador y fotógrafo en el programa 23 y M.
Hay que destacar entonces el trabajo de Alexander Escobar al frente de las cámaras, de Octavio Crespo en la edición, y agregar que también evaden caminos trillados tanto el diseño de presentación, como Juan Carlos Rivero, con un tema musical que priorizó sonoridades infrecuentes en nuestros dramatizados, demasiado apegados casi siempre a un concepto estrecho de lo “popular cubano”. Y está claro que, en general, una serie así de notable se obtiene con el concurso de todo el equipo de realización.

El director de la serie, Rudy Mora, segundo de derecha a izquierda en la imagen, acompañado de algunos actores.
El director de la serie, Rudy Mora, segundo de derecha a izquierda en la imagen, acompañado de algunos actores.

Dejando a un lado la experiencia cinematográfica del director, si se comparan resultados de títulos como La otra cara (2000), Doble juego (2002) y Diana (2009), es posible apreciar una carrera de rigores sostenidos, excesos eventuales y acomodos oportunos que en Con Ciencia configuran ya una obra equilibrada, que bien podría denominarse “televisión de autor”.
Más de una vez ha contado el realizador cómo, a partir de una idea de Joel Ortega, director de RTVC, se dio a la tarea de investigar el universo de un grupo de científicos cubanos, para lo cual escogió el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología. Allí, un equipo liderado por la doctora Lidia Inés Novoa contribuyó con una especie de tormenta de ideas, anécdotas y experiencias a nutrir lo que después serían los guiones de cada una de las historias.
El proceso de creación, cuando estas líneas salgan a la calle, será más que conocido, pero se recuerda acá porque sigue siendo el mejor argumento para contraponer a quienes se incomodaron con el supuesto “maltrato” a la imagen de científicos, que, dicho sea de paso, vienen siendo una parte (importante sí, admirable, pero una parte) del universo laboral cubano. Es a este último (médicos, profesores, obreros, artistas…) a quien debería verse reflejado, también, en los personajes de Con Ciencia, sin que lo dicho menoscabe un ápice el debido respeto a nuestros hombres y mujeres de ciencia.
Fue así que el realizador concibió diez capítulos que a la postre resultaron once, en una decisión poco feliz, no tanto porque rompió la simetría entre las historias (eso es algo usual), como por lo mucho que dilató innecesariamente el primer conflicto, centrado en desavenencias domésticas extendidas al plano científico (¿o viceversa?). Está claro que se quiso enfatizar la idea de que los personajes son gente que se enfrentan al día a día como casi todo el mundo, pero diálogos como el que nos puso delante de una tarima de papas demasiado tiempo bien pudieron sintetizarse.
Mora ha explicado que fue una decisión tomada por la importancia dada al accidente laboral que funcionó como una suerte de prólogo para la serie (por cierto, una secuencia antológica), pero valía la pena intentar regateos y elipsis para reducir el conflicto a un solo capítulo.
Es difícil encontrar fisuras al resto de la serie, e incluso a las actuaciones. Se trató de uno de esos audiovisuales (En silencio ha tenido que ser, La otra guerra…) en que cada actor parece tener conciencia de que debe entregarlo todo, por humilde que sea su desempeño. No todos los personajes tuvieron el mismo grado de dificultad, pero cada intérprete aportó matices y oficio para lograr un acabado redondo, coherente.
Tal vez habría que mencionar la manera en que Isabel Santos (Capítulo 9: “Silencio”) volvió a impresionarnos, algo que a estas alturas siempre parece imposible, con esa doctora enferma que sabe sobreponer la fraternidad a sus limitaciones, y muestra su tragedia personal en un ejercicio parco en palabras, pero tenso, enfático en la expresión corporal.

Serie Conciencia
Serie Conciencia

O debería hacerse un aparte para el Capítulo 5: “Arraigo”, y destacar el inteligente tratamiento de conflictos generacionales que pueden devenir en rivalidad, aunque a partir de ciertas confesiones del viejo profesor (“¡Es mi vida, coño!”, dice en un arranque de franqueza), sabemos que lo que se impone es el temor a sentirse desplazado por el inexorable paso del tiempo y los avances de la tecnología. Al fin, prima el sentido común del científico experimentado, que termina dando muestras de coherencia profesional, es decir, de su compromiso con la ciencia. Manuel Porto vuelve a demostrar que es un actor de sorprendentes recursos, y Juan Carlos Batista no cedió ni un centímetro en su pulso con uno de los grandes de la actuación cubana.
Pero si se les permite a estas líneas lo que acaso constituya un exceso de subjetividad para escoger la historia mejor narrada de principio a fin, la más orgánica, y donde cada actor empastó perfectamente con sus compañeros de reparto, mencionaría el Capítulo 3: “Fe”.
Habría que mencionar a todo el equipo: Adriana Álvarez, Ray Cabrera, Yoandra Suárez… Pero está claro que Nieves Riovalles y Carlos Gonzalvo lograron momentos de excepción, en una historia contada con una carga conmovedora de humanismo y objetividad. Carmen, una madre que no siempre ha sido todo lo justa que debiera, busca desesperadamente ayuda para su hijo, enfermo de cáncer en fase terminal, que a su vez se nos revela como alguien cuya inflexibilidad le ha ganado rencores de personas por él maltratadas.
Cada uno de los dos actores “pulsa” cuerdas diferentes. Ella, anciana y muy humilde, trabaja todo el tiempo a partir de la extroversión (melo)dramática, y Gonzalvo se contiene, sabe de las sutilezas y matices que necesita para decirnos el dolor de Tony y, sobre todo, de la necesidad que siente de reconciliarse con sus semejantes (una exalumna, la hermana…). Es, quizá, el capítulo más desgarrador, en tanto coloca al protagonista ante la más trascendente situación límite: el final de la vida, y la necesidad que siente ese hombre de partir en paz. No siempre la idea de la muerte, el perdón y la reconciliación son abordados de forma tan conmovedora.
Ya en la última historia, habría que mencionar una escena fugaz, pero significativa: esa del Capítulo XI: “Tesis”, en la que Laura (Banca Rosa Blanco), en medio de su desespero por conseguir un techo, se acerca brevemente a una ceremonia religiosa. Recuerda uno la bendición que, agradecida, le había echado Carmen en el tercer capítulo. Y pareciera que, al vuelo, se apunta a algo de lo que apenas se habla en nuestros medios: las relaciones entre una parte de científicos, profesionales, pueblo en general, y la religiosidad.
Siempre están los que estiman que opacidades, errores y sueños pospuestos o perdidos para siempre, ofrecen un panorama dudoso de la Cuba actual. Es cierto que hubo capítulos tristes, pero algo hay inderrotable en el espíritu humano de ese joven científico aprendiz de parqueador que sigue comprando los libros que ama; o en aquel que busca en otros horizontes la posibilidad de ofrecer una mejor vida a los suyos; o en la niña salvada a golpes de audacia y solidaridad; o en la renovación de una amistad extraviada por ambiciones mal encauzadas… Hay certezas de arrestos y ganas de salir adelante a pesar de ninguneos y pisos serruchados, de injusticias y envidias desatadas.
Malos o errados sentimientos, angustias y carencias, agotamientos y traspiés del día a día hicieron de Con Ciencia, además de una serie excepcional, un pretexto para mostrar cómo se crecen muchos de estos científicos que, con esfuerzos, bondades, miserias humanas y ganas de vivir, luchan por conseguir un mejor lugar bajo el sol. Como todos. Ω

36 Comments

  1. Wonderful blog! I found it while searching on Yahoo News.
    Do you have any tips on how to get listed in Yahoo News? I’ve been trying for a while but I never seem to get there!

    Thanks

  2. Pretty element of content. I just stumbled upon your site
    and in accession capital to claim that I get in fact loved account your blog posts.
    Anyway I’ll be subscribing to your augment and
    even I fulfillment you access constantly fast.

  3. Woah! I’m really loving the template/theme of this blog.
    It’s simple, yet effective. A lot of times it’s hard to get that «perfect balance» between usability and visual appeal.

    I must say you have done a fantastic job with this. In addition, the
    blog loads extremely fast for me on Internet explorer.
    Exceptional Blog!

  4. Hello there, just became alert to your blog through Google, and found that it
    is really informative. I am going to watch out
    for brussels. I will be grateful if you continue this in future.
    Many people will be benefited from your writing. Cheers!

  5. I don’t even know how I stopped up right here, however I assumed this publish was once good.
    I don’t realize who you are however certainly you’re going to a famous blogger in case you are not already.
    Cheers!

  6. Wow that was strange. I just wrote an very long comment
    but after I clicked submit my comment didn’t show up.
    Grrrr… well I’m not writing all that over again. Anyhow, just wanted to say superb
    blog! plenty of fish natalielise

  7. I really like your blog.. very nice colors
    & theme. Did you design this website yourself or did you hire someone to
    do it for you? Plz respond as I’m looking to create my own blog and would like to
    know where u got this from. thank you natalielise pof

  8. Do you mind if I quote a few of your articles as long as I provide credit and sources back to your webpage?
    My website is in the very same niche as yours and my visitors would certainly benefit from some of the
    information you provide here. Please let me know if this ok with you.
    Thanks a lot!

  9. Greetings! I know this is kinda off topic however I’d
    figured I’d ask. Would you be interested in exchanging links or maybe
    guest writing a blog article or vice-versa? My site addresses a lot of the same topics as yours and I feel we could
    greatly benefit from each other. If you’re interested feel free to send me an e-mail.
    I look forward to hearing from you! Wonderful blog by the way!

  10. Simply want to say your article is as amazing. The clearness on your
    post is simply excellent and i can think you are a professional in this subject.
    Fine along with your permission let me to take hold of your RSS feed to keep updated with forthcoming post.
    Thank you a million and please carry on the enjoyable work.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*