Cristo Redentor en Regla: amor en medio del desastre

Por: José Manuel González-Rubines

Padre Fulgencio
Padre Fulgencio Guerrera Castillo, Sacerdote de la Parroquia del Cristo Redentor, del municipio Regla

Poco después de que pasaran los vientos del terrible tornado que devastó el habanero municipio de Regla, el sacerdote misionero redentorista Fulgencio Guerrero Castillo, que atiende la Parroquia del Cristo Redentor de esa localidad, salió a evaluar los daños para ponerse a trabajar.

Después de realizado el diagnóstico con ayuda de un grupo de sus feligreses, en la tarde del martes 29 de enero y hasta el día de hoy, comenzaron a dar comidas a las familias que no tenían nada, a través de tickets con el cuño de la parroquia. Las más de doscientas comidas que elabora la parroquia diariamente se hacen gracias a las donaciones voluntarias de las personas del área y de otros puntos de la ciudad, que han garantizado que no falten ni los materiales, ni las manos para elaborar los alimentos.

Pero el pequeño templo no solo alimenta a los necesitados, también se convirtió en un centro de recogida y reparto de donaciones. Asegura el padre Fulgencio que ellos no hicieron convocatoria alguna para convertirse en centro de recogida, sino que las ayudas comenzaron a llegar de manera voluntaria y entonces la iglesia organizó la parte logística.

Las donaciones comenzaron a llegar al templo de manera espontánea.

La comunidad reglana se ha sentido acompañada, por católicos y otros que no los son, quienes en ningún momento la han dejado sola en la enorme tarea de intentar ofrecer algo de consuelo a los damnificados. En este acompañamiento, Cáritas Habana ha ocupado un lugar central.

El padre Fulgencio, junto a su grupo de feligreses, han llegado a lugares donde nadie más ha ido, pues, según asegura, “como Iglesia, debemos ser una gotita de amor en un mar de amarguras”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*