La iglesia más antigua de La Habana

Por: Mons. Ramón Súarez Polcari

iglesia-espiritu-santo-habana-vieja
iglesia-espiritu-santo-habana-vieja

La Habana del siglo XVI estaba formada por pequeñas estancias donde se iban construyendo casas, primero de tabla y guano, después de mampostería o piedras de canto y techos de artesonado de madera más o menos elaborados; sobre estos reposaban tejas criollas hechas de barro cocido que al principio venían de España y luego se empezaron a confeccionar en los tejares de la Isla.
Entre las edificaciones de cantería y techos de tejas destacaba la ermita del Espíritu Santo. En 1620, el obispo Armendaris le informó al Rey de la existencia de una pequeña iglesia donde se celebraba misa a los negros y que estaba dedicada al Espíritu Santo. La construcción se situaba en las márgenes del barrio habanero de Campeche.
A instancias del obispo fray Jerónimo Manrique de Lara, se realizó la elevación de la Ermita del Espíritu Santo, en 1638. Fue concebida como auxiliar de la Parroquial Mayor y dedicada, especialmente, a la atención espiritual de los negros que abundaban por aquella zona o se reunían por allí. Ya desde el año 1654 se asentaban los difuntos y el 18 de mayo de 1674 se le declaró parroquia, convirtiéndose en la segunda de la ciudad.
La edificación del templo de una nave se remonta al año 1638. Al parecer, en la obra intervinieron muchos pardos y morenos, esclavos y libres (horros): “hicieron y acabaron los negros con sus limosnas y lo que les acudió el maestre de campo Don Diego de Villalba y Toledo siendo gobernador (1647-1653) a cuyo fomento se debe esta ayuda de parroquia, siendo cosa muy necesaria en aquel lugar por estar muy crecido… Entiérrense en ella los negros, de que hay multitud… Hay en la puerta de esta iglesia una plazuela donde los días de fiesta, sobre tarde, acuden todos los negros a bailar y entretenerse, con consentimiento del Obispo y licencia del Gobernador, y con esto se recogen muy buena limosna, así para que se diga misas por sus difuntos, como para el adorno y servicio del Santísimo Sacramento”.1
Del informe sabemos que en el territorio parroquial vivía mucha población habanera. Por ejemplo, en el padrón por parroquias de intramuros del año de 1691 se constata que en la parroquia del Espíritu Santo había 607 familias, un total de 3 150 personas, de las cuales 2 379 eran blancas y 771 negras.

El templo
Ya en el siglo XVIII el gran obispo de Cuba, fray Jerónimo Valdés y Nosti, quien tantas obras promovió en toda su extensa diócesis, sintió una afinidad especial hacia esta parroquia. En 1720 propició mejoras al templo, especialmente el ábside de piedra del presbiterio realizado en un estilo gótico tardío con nervaduras talladas, único en los templos de la ciudad.
Al morir, quiso ser enterrado allí. Su lugar de enterramiento estuvo desconocido por más dos siglos hasta que accidentalmente se encontró en 1936. Se hallaba junto al altar del Cristo de la Humildad y la Paciencia. Suponemos que los restos fueron trasladados del primer lugar correspondiente al muro izquierdo del presbiterio, llamado del Evangelio, al sitio antes indicado.
Es lógico pensar que cuando Mons. Pedro Agustín Morell de Santa Cruz quiso regalar a la parroquia una segunda nave, hubo que quitar la pared para hacer el arco actual. Con la eliminación de la pared, se tuvo que desplazar también el féretro que contenía los restos del obispo Valdés. No se encontró ninguna nota del traslado, si es que se hizo.
El siempre recordado Mons. Ángel Gaztelu Gorriti, siendo párroco de esta iglesia, tuvo la magnífica idea de pedir a su amigo, el escultor cubano Alfredo Lozano, que hiciera un sepulcro esculpido en piedra con la estatua yacente del obispo con todos sus atributos episcopales (mitra, báculo, casulla, guantes y anillo) para colocar dentro los restos exhumados en 1936.

Las dos naves, los altares y las imágenes
La fachada primitiva del templo se compone de una portada de medio punto con capiteles adosados a los costados de las jambas.2 Una ventana o vano con jambas encima de la portada y dos óculos u ojos de buey ovales a ambos lados, y en el sencillo frontón otro más pequeño. Los portones de los templos y edificios coloniales se hacían con tablones grandes de maderas muy duras (caoba, jiquí, ácana) y se adornaban con clavos de bronce o hierro con diferentes diseños.
En su visita pastoral a la diócesis de Cuba, el obispo Morell de Santa Cruz describe la iglesia con el altar mayor mirando al Occidente y la puerta principal al Oriente, con una plazuela que la antecede y dos a cada lado mirando al Norte y al Sur, respectivamente. Pienso que en la del Sur mandó a construir la segunda nave. “La Capilla mayor (presbiterio) es de cantería i bóveda; el resto es de rafas, madera y tejas”.
Habla de nueve altares “con moderada decencia”, pero no los describe. Puede que algunos de los actuales sean de esa época. Son de caoba. Cinco de estilo neoclásico, uno barroco y uno gótico. El altar mayor y el de la capilla del Sagrario son eclécticos.
La distribución actual no corresponde a descripciones de antaño. El Altar Mayor tiene en su centro el conjunto escultórico que representa a la Santísima Trinidad. A los lados, en dos nichos, santa Marta y santa Águeda. Ayudan la iluminación dos ángeles que sostienen sendas lámparas.
En la capilla del sagrario, el altar con un cierto estilo barroco tiene en su centro el tabernáculo y, sobre él, la imagen del Sagrado Corazón de Jesús; como fieles custodias, dos imágenes de su Madre, la Virgen, bajo las advocaciones del Rosario (la más antigua) y del Sagrado Corazón de Jesús. Remata el altar una pequeña urna con la imagen de santo Domingo de Guzmán.
En la nave principal hay cuatro altares con la Virgen del Carmen, san José, san Antonio de Padua y, resaltando en belleza y antigüedad, el santo Cristo de la Coronación o de la Humildad y la Paciencia. Es una talla en madera policromada, sedente y majestuosa.
En la segunda nave hay otros cuatro altares: el de santa Lucía y el de santa Bárbara, vírgenes y mártires. Las dos son muy antiguas y hermosas. La de santa Bárbara perteneció a la capilla de la Maestranza de Artillería y su último traslado fue en la fiesta de 1898.
El altar de la Crucifixión muestra una impresionante talla en madera del Cristo crucificado y las imágenes de la Dolorosa y san Juan Apóstol. Por último, el altar neogótico con las imágenes de la Virgen María de La Caridad y la Inmaculada Concepción; a los lados las imágenes del Niño Jesús de Praga y el Divino Niño.
Volviendo a las naves, la más reciente quedó comunicada con la primitiva por medio de cinco arcos apoyados en los capiteles de otras tantas pilastras de piedra.
El presbiterio está delimitado por cuatro arcos: un arco triunfal en el frente y otros más sencillos, en el lateral izquierdo que se abre hacia la capilla del Sagrario, otro hacia la fachada de Acosta y el que, unido a la pared, da apoyo al Altar Mayor. Sobre los cuatro, se hallan sendos óculos redondos y pequeños.
Los arcos izquierdo y derecho sobresalen a las paredes; en ellas se encuentran dos frescos: el de la izquierda representa la última Cena; el de la derecha evoca Pentecostés con la Santísima Virgen y los doce Apóstoles.
La nave primitiva está cubierta con un alfarje de dos faldones. La segunda tiene techo de cuatro faldones y ambas recubiertas de tejas de tipo español. El edificio fue construido con piedra de cantería y mampostería.
Al entrar al templo, a la izquierda, se encuentra la puerta que da acceso a la escalera de madera del campanario y, seguido, el arco rebajado apoyado en las paredes de la nave delimita al coro (de piso de tablones de madera), donde se encontraba siempre un órgano (lo describe Morell de Santa Cruz) que se tornó inservible. En la actualidad, la parroquia cuenta con un magnífico órgano traído de Suiza gracias a la donación que hiciera una comunidad religiosa de mujeres. Es de teclados y pedales que se accionan mecánicamente con un suministrador de aire eléctrico en sustitución de los fuelles de mano. Con un sonido de muy alta calidad, ameniza conciertos y es utilizado por la escuela de organistas de la Cátedra de Música Sacra del Centro Cultural Padre Félix Varela.

La pila bautismal de mármol (Foto: Deglez)

El baptisterio
Pasado el arco se encuentra a la izquierda el baptisterio con techo y paredes de piedra. Lo guardan dos rejas de hierro con muy hermosos diseños. La reja de entrada remata en un arco de medio punto y en el arco de la reja hay una hermosa figura dorada un tanto estilizada del Espíritu Santo. La pila bautismal de mármol es la primitiva. En ella fueron bautizadas varias figuras sobresalientes de nuestra historia habanera; entre otros, José de la Luz y Caballero, Antonio Bachiller y Morales, Miguel Aldama, Luis de Ayestarán, Nicolás Ruiz de Espadero, Moisés Simons, Nicolás Azcárate y Eduardo Sánchez de Fuentes.
El baptisterio tiene dos paredes; en una hay un armario empotrado y en la que da al frente de la reja de entrada, una representación del Bautismo del Señor, bajo relieve en bronce, obra del escultor cubano Alfredo Lozano.

El campanario y sus campanas
El obispo Morell señala la existencia de un reloj con su campana en el campanario, pero no hay noticias de él.
Adjunta a la fachada se encuentra la torre campanario, la cual es de planta cuadrada típica de las construcciones del barroco colonial caribeño. Consta de tres cuerpos: el de la base y el intermedio tienen ventanas con recuadros; el tercero cuenta con arcos de medio punto que miran a los cuatro puntos cardinales y contienen las campanas montadas sobre maderos transversales. Remata la torre una cubierta apiramidada con pequeñas buhardillas en sus cuatro caras adornadas por cornisas y, en lo más alto, la cruz de madera.
La torre fue terminada por el maestro Pedro Hernández de Santiago en las primeras décadas del siglo xviii.

Campanario (Foto: Deglez)

De las campanas, la más grande y antigua, con un sonido más grave y hermoso, está dedicada a san José y data del año 1688, en los tres primeros años del gobierno episcopal de la Isla del obispo Diego Evelino Hurtado y Vélez (Compostela). Cuentan que en su fundición se añadieron al bronce muchas onzas de oro.
La de menor tamaño está dedicada a san Jerónimo y fue fabricada en 1709. Por la dedicación y la fecha, bien pudo ser encargada por el obispo fray Jerónimo Valdés. Tiene a relieve una cruz y el texto ora pro nobis.
La tercera sigue en tamaño a la primera y está dedicada a san Nicolás de Bari; su fabricación data de 1734, año en que fray Juan Lazo de la Vega y Cansino era obispo de Cuba.
Hay otras dos que, o no tenían dedicatoria ni fecha, o se les ha borrado. Una de ella, la más pequeña y de sonido agudo, era la utilizada para avisar los incendios y accidentes de la barriada.
Continúa la fachada otro portón de dos jambas grandes enmarcado por un arco de medio punto con capiteles y columnas que sobresalen a la fachada (toda en cantería). Por encima del arco destaca un pequeño balcón con reja de hierro y puerta de dos hojas. Esta sección izquierda de la fachada parece corresponder a una etapa más moderna aun cuando remeda la sección antigua.

Criptas

Las criptas
Como recuerdo de la antigua costumbre de enterrar a los muertos dentro de las iglesias y en sus alrededores, se conservan las criptas funerarias que ocupan los espacios inferiores del presbiterio y de la capilla del sagrario. En esta última, se realizó hace ya mucho tiempo, un trabajo de reforzamiento de los pilares que sostienen el piso de la capilla y está pendiente una obra de restauración para que pueda ser visitada.
El territorio parroquial del Espíritu Santo limita con el del Sagrario de la Catedral y con el del Santo Cristo del Buen Viaje por la calle Muralla en toda su longitud, desde los muelles hasta la calle de Monserrate. Ω

Notas
1 Informe del Obispo al rey Felipe IV. Archivo General de Indias. Santo Domingo, 107.
2 Francisco Prat Puig: El Pre Barroco en Cuba. Una escuela criolla de arquitectura morisca, La Habana, 1947.

10 Comments

  1. I simply want to tell you that I am just all new to blogging and site-building and certainly savored you’re web blog. More than likely I’m likely to bookmark your blog post . You really have outstanding articles and reviews. Thanks a bunch for revealing your webpage.

  2. Fantastic beat ! I wish to apprentice even as you amend your web site, how can i
    subscribe for a weblog site? The account helped me a applicable deal.
    I were a little bit acquainted of this your
    broadcast provided vibrant transparent idea

  3. After exploring a handful of the blog articles on your website, I seriously like your way
    of writing a blog. I bookmarked it to my bookmark webpage list and will be checking back in the near future.
    Take a look at my website as well and let me know what you think.

  4. I loved as much as you’ll receive carried out right
    here. The sketch is attractive, your authored subject matter stylish.

    nonetheless, you command get got an nervousness over that you wish be delivering the following.
    unwell unquestionably come further formerly again since exactly the same nearly a lot often inside case you shield this hike.

  5. I was suggested this blog by my cousin. I’m not sure whether
    this post is written by him as no one else know such detailed about my
    problem. You’re incredible! Thanks!

  6. May I just say what a relief to discover an individual who really knows
    what they’re discussing on the internet. You actually know how to bring an issue to light and make it important.
    A lot more people must read this and understand this side of your story.
    I was surprised that you are not more popular since you surely possess the gift.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*