El oasis de una banda gigante

Por: Antonio López Sánchez

Banda Gigante
Banda Gigante

El Maestro, nuestro José Martí, en una de las cartas a María Mantilla, regalaba una muy singular ruta para encauzar la sensibilidad de su querida niña. La frase, como muchas del Apóstol, encierra un cúmulo de verdades y guías, además de mares enteros de vigencia. Decía Martí que “a mi vuelta sabré si me has querido, por la música útil y fina que hayas aprendido para entonces: música que exprese y sienta, no hueca y aparatosa: música en que se vea un pueblo, o todo un hombre, y hombre nuevo y superior. Para la gente común, su poco de música común, porque es un pecado en este mundo tener la cabeza un poco más alta que la de los demás, y hay que hablar la lengua de todos, aunque sea ruin, para que no hagan pagar demasiado cara la superioridad. –Pero para uno, en su interior, en la libertad de su casa, lo puro y lo alto”.1

Recordaba la cita este escriba a propósito del tema de estas líneas, pues vamos a hablar de música; más bien, del impacto inevitable que trae la música a una sociedad inquieta y bulliciosa como la nuestra; la misma sociedad que ha sido, y todavía es y ojalá siga siendo, una potencia sonora en este continente, aunque algunos síntomas del hoy hagan requerir quizás una buena sacudida: un retorno a “la música fina”, a “lo puro y lo alto”.

No debe confundirse, por supuesto, estos apuntes con ningún llamado extremista o con quiméricas finezas de falso purismo aristocrático. Para quien firma estas líneas, nuestra música fina tiene un amplísimo y duradero parangón e innumerables caminos y matices, baste citar a nuestros clásicos, como Ignacio Cervantes, Manuel Saumell, Amadeo Roldán o Leo Brouwer, para ir del ayer a lo contemporáneo. Siga por otros clásicos, más populares, como don Miguel Matamoros, Miguelito Cuní, Ñiko Saquito o los gigantes Celia Cruz y Benny Moré. Luego, pase por lo mejor entre los abundantes nombres del bolero, del filin, de la trova. Entonces aterrice, con igual elegancia y buen gusto, en los susurros enamorados de Bola de Nieve, las cuerdas de la Camerata Romeu o los trepidantes metales de Irakere, por solo poner ejemplos cumbres en géneros diversos.

Navegamos todo este preludio para referirnos al resultado que podría tener, para nuestro ámbito social, un espacio como el recién finalizado concurso La Banda Gigante. Como se sabe, tal apelativo era el de aquella fabulosa orquesta que acompañaba a Benny Moré. Ya de por sí, rescatar, aunque sea de soslayo, el nombre de “la tribu” (tal llamaba a sus músicos el Bárbaro del Ritmo) es un primer acierto que denota intenciones y despierta lecturas.

Más importante que desentrañar logros y fallos interiores del programa, que como todo espacio televisivo tiene de ambos, este escriba prefiere lanzarse a otras sendas. Diez semanas donde en un segmento estelar de la televisión hubo mayormente buena música, remembranzas a importantes creadores del ayer, frescos homenajes a los ya consagrados de hoy y, muy importante, una bocanada de alivio hacia el futuro posible, traen consigo un saldo positivo. Quizás nunca como ahora la audiencia nacional necesitó, con los ropajes iluminados y modernos del lenguaje mediático actual, mostrar las joyas, no viejas sino clásicas, que tenemos en nuestro tesoro sonoro.

Un primer apunte es imprescindible. Una isla de apenas once millones de habitantes se da el lujo de mostrar músicos muy jóvenes, de altísima formación técnica, e incluso con la posibilidad de escoger entre varios muy buenos por cada instrumento. Si bien para cantar o bailar (que fueron los rubros de las temporadas de dos de los shows anteriores) se necesita cierta técnica, el talento natural puede imponerse, pero para tocar un instrumento musical, y tocarlo bien, solo la excepción de algún genio no necesita del sistemático estudio y la férrea disciplina. Ahí hay un primer fruto, visible sin teques ni reafirmaciones pedantes. Un país pobre y subdesarrollado, más allá de sus tradiciones y genes, puede lograr tal cosa cuando la enseñanza musical es gratuita desde los niveles infantiles hasta la más alta calificación universitaria. Imaginemos qué calidad lograríamos si existieran los mejores instrumentos, profesores con buenos sueldos, estudios y escuelas con todos los hierros, sin carencias.

Aquí habría que recorrer un segundo apunte. Ese país pobre y subdesarrollado no puede muchas veces proporcionar las mejores condiciones a esos talentos una vez formados. Muchos músicos –buenos músicos, no oportunistas armando estribillos machacones y groseros con programas de computadora– no hallan en la Isla el adecuado sustento. Entonces, cuando emigran, se pierde todo ese esfuerzo de años. No se revierte en nuestra cultura, en hacer mejor a nuestra sociedad, justo desde mejores sonidos, desde creaciones sólidas, ni en nuestros ingresos. Tengo un amigo que repite irónicamente que a Los Beatles no les dieron la Orden del Imperio Británico por simpáticos o talentosos, sino por el dinero que aportaron a las arcas inglesas. Más allá del chiste, si Cuba pudiera exportar los frutos sonoros de ese talento que cultiva, y garantizar a la vez un sustento decoroso a ese talento, mucho se lograría, en muchos sentidos, incluyendo el económico.

Pero volvamos a predios sociales de intramuros. Durante diez semanas, el público ha visto muestras de los mejores compositores cubanos y a estupendos músicos para defenderlos, entre concursantes e invitados. Los participantes, además, hacen presentaciones públicas (según lo visto, muy bien acogidas por el pueblo) y reciben clases magistrales de no pocos de nuestros creadores más destacados y hasta de algunos convidados foráneos con serio pedigrí. ¿Qué resultados deja todo esto? Pues varios, y positivos en su mayoría.

Tal vez el más importante logro sea que La Banda Gigante se alza como una alternativa, como un muestrario de que existen otras opciones sonoras, sin ir a buscarlas fronteras más allá y sin sucumbir al bodrio facilista, presuntuoso y torpe que nos asedia hoy en todas partes. Más importante que el propio concurso en sí, es la posibilidad de que el público, en especial el más joven público, descubra (es triste el verbo, más en un país con tanta historia musical, pero apliquémoslo con optimismo) que existen el son, la guaracha, el bolero, la rumba y mil géneros más, muchos de ellos creados aquí. Hay un mundo de música superior a la tontería, la grosería y la reiterada insignificancia electrónica que nos rodea. Además del entretenimiento imprescindible, que un espacio incorpore aprendizajes y siembre curiosidad y avidez por más, es un paso ganado.

Otro valor, de hondo impacto social también, es ofrecer alternativas sobre la imagen del triunfador, de lo que constituye en verdad logro vital y no alharaca maniquea y mediática. Cada uno de esos muchachos y muchachas, ganadores o no, pueden ser un buen espejo para el público joven, una imagen que seguir. No se triunfa aquí por el dinero, la guapería, el andar grosero, la ostentación o la violencia. Se premia el sacrificio, el esfuerzo, la dedicación. Incluso, en el caso de los que no ganan, quedó claro que muchos tienen probados talentos y un futuro seguro a partir de sus capacidades. Además, eran muchachos y muchachas jóvenes, llenos de frescura, sin empaques fingidos, peinados y vestidos como cualquier otro, que hablan el lenguaje normal de la gente y no recitan fórmulas preconcebidas.
Por cierto, a propósito, anótese también como ganancia que haya muchachas flautistas, violinistas, o en instrumentos menos “femeninos” como el trombón, las tumbadoras o las pailas; además, muchachas con igual o más calidad que sus homólogos masculinos y que se miden de tú a tú con ellos; otro mensaje válido, a la vista, sin que sea necesario acompañarlo de babas retóricas y triunfalismos estadísticos.

Por supuesto, aunque estas líneas rezuman quizás demasiado optimismo (inevitable en el melómano que las firma), una sola golondrina no hace verano. El programa es bueno, es un oasis que alivia la sed, pero no es el cauce, o la marejada que barra al fin con tanta idiotez alrededor, que requiere hoy nuestra música. Haría falta un trabajo sistemático, amplio, serio, para que la música cubana, la verdadera, saliera de los costosos estantes de las tiendas de discos y de las instalaciones, las serias, con cover en moneda fuerte. Habría que lograr de una vez que la radio y la televisión tuvieran más presencia de artistas (de artistas verdaderos, no de advenedizos), más allá de los espacios (algunos muy buenos, valga decirlo) de la todavía no colectiva y cara “cajita” digital. Habría mucho que hacer y cambiar para que los músicos cubanos, como tantos otros profesionales, no necesiten irse en busca de otros horizontes.

Sin embargo, esta temporada surge como una luz posible al final del túnel. Aunque el ruin panorama sonoro que hoy nos rodea, según no pocas voces como mera consecuencia y banda sonora del panorama en que vivimos, se ha hecho largo y cada vez más feroz, más aparatoso y más hueco, esperemos que ahí no esté el futuro. A pesar de éxitos y premios –hijos del atroz mercado de hoy que manipula creaciones y audiencias y hace de la obra artística una simple mercancía reciclable–, al coloso sonoro que es nuestra música cubana no se le recordará en el mañana por semejantes engendros pasajeros disfrazados de logros.

Dice un viejo proverbio chino que hasta el viaje más largo comienza con el primer paso. Deseemos un optimista porvenir. El botón de muestra de este oasis, este grano de arena convertido en la mínima perla de una Banda Gigante, pudiera iniciar un ya imprescindible viraje. Soñemos que quizás comienza aquí la travesía para hacer regresar nuestros credos sonoros a esa “música que exprese y sienta”, para que el arte se desborde, crezca, y lo puro y lo alto alcancen mucho más allá de todos los interiores y casas, para que de verdad suene nuestra música, con acordes y libertades “en que se vea un pueblo”. Ω

Notas
1 José Martí: “Cartas a María Mantilla”, en Obras completas, vol. 20, Centro de Estudios Martianos, edición digital, 2011, p. 213.

43 Comments

  1. Hi, I think your website might be having browser compatibility issues.
    When I look at your website in Ie, it looks fine but when opening in Internet Explorer, it has
    some overlapping. I just wanted to give you a quick heads up!
    Other then that, great blog!

  2. It is perfect time to make some plans for the longer term and it is time to be
    happy. I have read this publish and if I may I want to recommend you few interesting
    issues or suggestions. Perhaps you can write next articles regarding this article.
    I wish to learn even more things approximately it!

  3. An intriguing discussion is definitely worth comment.
    There’s no doubt that that you ought to publish more
    on this subject, it might not be a taboo subject but usually people don’t talk about these topics.

    To the next! Cheers!!

  4. The other day, while I was at work, my cousin stole my apple ipad
    and tested to see if it can survive a thirty foot drop, just so she can be a
    youtube sensation. My iPad is now broken and she has 83 views.

    I know this is completely off topic but I had to share it
    with someone!

  5. Hi there would you mind sharing which blog platform you’re working with?
    I’m planning to start my own blog in the near future but I’m having
    a tough time making a decision between BlogEngine/Wordpress/B2evolution and
    Drupal. The reason I ask is because your design and style seems different then most blogs and I’m looking for something completely
    unique. P.S Sorry for being off-topic but I had to ask!

  6. I blog often and I seriously thank you for your
    content. The article has truly peaked my interest. I will take a note
    of your blog and keep checking for new details about once per week.
    I opted in for your Feed too.

  7. Attractive component of content. I just stumbled upon your blog and in accession capital to claim that
    I acquire actually loved account your blog posts. Anyway I will be subscribing on your augment or even I
    achievement you get admission to constantly quickly.

  8. you’re really a just right webmaster. The website loading speed is amazing.
    It kind of feels that you are doing any unique trick.
    Moreover, The contents are masterpiece. you’ve done a magnificent activity in this matter!

  9. Hi there, I discovered your blog by means of Google at the same
    time as looking for a comparable subject, your website got here
    up, it seems to be good. I have bookmarked it in my google bookmarks.

    Hi there, simply changed into alert to your weblog via Google,
    and found that it’s really informative. I am
    going to watch out for brussels. I will appreciate should you
    continue this in future. Lots of people will likely be benefited out of your writing.
    Cheers!

  10. Have you ever considered about adding a little bit more than just your articles? I mean, what you say is valuable and all. But just imagine if you added some great pictures or videos to give your posts more, “pop”! Your content is excellent but with images and video clips, this website could undeniably be one of the most beneficial in its field.Fantastic blog!

  11. Hi! Do you know if they make any plugins to help with
    SEO? I’m trying to get my blog to rank for some targeted keywords but I’m
    not seeing very good gains. If you know of any please
    share. Thank you! natalielise plenty of fish

  12. Hey this is kind of of off topic but I was wondering if blogs use WYSIWYG editors or if
    you have to manually code with HTML. I’m starting a blog
    soon but have no coding expertise so I wanted to get guidance from someone
    with experience. Any help would be greatly appreciated!
    plenty of fish natalielise

  13. What’s up everybody, here every person is sharing these kinds of knowledge, therefore it’s
    pleasant to read this blog, and I used to go to see this weblog everyday.

  14. Hey there! This is my first comment here so I just
    wanted to give a quick shout out and say I truly enjoy reading through your
    blog posts. Can you recommend any other blogs/websites/forums that cover the same topics?

    Thanks!

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*