Homilía pronunciada por Mons. Juan García, arzobispo de La Habana, en la misa de vigilia por la festividad de San Cristóbal.

Por: Monseñor Juan de la Caridad García

Monseñor Juan García predica en la misa de vigilia por la festividad de San Cristóbal.
Monseñor Juan García predica en la misa de vigilia por la festividad de San Cristóbal.

Los fundadores de esta ciudad eligieron a San Cristóbal, el portador de Dios, el testigo del amor, el Santo Auxiliador, el mártir de Cristo, el protector y orante intercesor.

Damos gracias a San Cristóbal por acompañar y cargar durante 500 años a tantos hombres y mujeres de fe que la proclamaron con obras y palabras a pesar de burlas, marginaciones y amenazas.

¡Qué felices se sentían tus protegidos, San Cristóbal!

Damos gracias a San Cristóbal por acompañar y cargar durante 500 años a tantos maestros del evangelio, a tantos misioneros y catequistas, quienes al enseñar el camino por el cual nunca nadie se ha perdido, la verdad siempre deslumbrante y la vida verdadera y plena, hicieron felices a tantos niños, adolescentes y jóvenes, alejándolos del mal, el pecado, el robo, el odio, el alcohol y todo aquello que hace sufrir a tantas madres.

¡Qué felices estos maestros de la verdad y sus discípulos guiados por ti, San Cristóbal!

Damos gracias a San Cristóbal por acompañar y cargar a tantas personas que cuidaron enfermos, leprosos, discapacitados, ancianos. Visitaron presos, dieron de comer al hambriento, de beber al sediento, hospedaron peregrinos, consolaron afligidos.

¡Qué felices estas personas caritativas y eso que no se pueden imaginar la felicidad eterna que les espera en su casa del cielo!

San Cristóbal, sigue caminando con los habaneros para que lo vivido, anunciado y realizado por nuestros fundadores y antepasados, crezca cada vez más.

San Cristóbal, protege a los que viven en nuestras casas y haz que reine en ellas la misericordia, el perdón, la concordia familiar, el matrimonio natural, fiel y fecundo, la honradez y la vida de hijos de Dios y hermanos de todos los habaneros.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*