A la mayor gloria de Dios y provecho de la juventud

Por: Yarelis Rico

Entrevista de Yarelis Rico al P. Jorge Luis Pérez Soto
Entrevista de Yarelis Rico al P. Jorge Luis Pérez Soto
Logos de la JMJ
Logos de la JMJ

A la universalidad de la Iglesia, la Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019 sumará la energía juvenil. Miles de peregrinos, provenientes de ciento sesenta naciones llegarán al país istmeño, el cual, además de constituir puente entre continentes, será centro de intercambio y compartir entre personas que, desde la fe católica, pensarán y trabajarán por hacer un mundo diferente, un mundo de diálogo y de paz. Cuba asistirá con la delegación más grande de su historia a este tipo de evento: cerca de quinientos delegados.
El P. Jorge Luis Pérez Soto, asesor de la Pastoral Juvenil en la Arquidiócesis de La Habana, preside la delegación habanera a la JMJ. Joven también –tan solo treinta y seis años–, ha vivido con intensidad las jornadas preparatorias para la cita de enero. En medio del ajetreo que significan los últimos días previos a la gran celebración, el también párroco y profesor del Seminario San Carlos y San Ambrosio y de la Láurea en Humanidades, entre otras tantas responsabilidades que le llevan a cronometrar con exactitud las horas del día, accedió a conversar con Palabra Nueva.

¿Cómo ha sido conformada la delegación habanera a la JMJ? ¿Sobre qué criterios se han apoyado para la selección de estos jóvenes?
“Hoy, jueves 1ero. de noviembre, somos 141 peregrinos habaneros a la JMJ. Es la delegación más grande de todo el país y tiene su punto de origen en el diálogo directo que hemos sostenido con el arzobispo de La Habana, los vicarios y los párrocos. En La Habana optamos por dar todas las facilidades a los jóvenes que quisieran y pudieran participar en la JMJ. Se establecieron unos requisitos mínimos para los interesados: vida comunitaria, tener los sacramentos de la iniciación cristiana y algún compromiso con las comunidades de donde son. A partir de ahí hemos permitido que todo joven que pueda subsidiarse la participación en la JMJ lo haga. La posibilidad de que otros jóvenes asistan se ha concretado gracias a la ayuda económica brindada por el arzobispado de La Habana, la conferencia episcopal y algunas iglesias hermanas. Pero, fundamentalmente, la mayoría de los jóvenes se ha pagado este viaje. Es decir, se han autofinanciado su participación, y eso ha sido gracias al esfuerzo de sus familias, dentro y fuera de Cuba, y fruto también del sacrificio de muchos de estos jóvenes que han trabajado y aún lo siguen haciendo para ganar algo de dinero y ahorrarlo. Hay quien ha adquirido deudas con tal de poder participar en esta experiencia de fe que va a ser la JMJ”.

Es decir, ha sido un evento que ha movilizado a los jóvenes habaneros…
“Sí, pero desde dentro. En este sentido es oportuno recordar todo ese ambiente de compromiso, vivencia de la fe, de Caridad, que generó en la Arquidiócesis el paso de los signos de la JMJ, la Cruz y el icono de María”.

¿A partir del paso de estos signos, pudiéramos afirmar que en La Habana se está viviendo una revitalización de la Pastoral Juvenil?
“Yo pudiera decir que esta revitalización de la Pastoral Juvenil tiene un antecedente cercano, aunque ya un poco remoto, y fue la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud en sintonía con Cracovia, a propósito de la edición de este evento en esa ciudad polaca. Posteriormente iniciamos otros procesos de organización de nuestra Pastoral Juvenil. Yo, desde hace dos años, asumí su asesoría, y he acompañado muchos de estos procesos que aún no culminan. Pero, ciertamente, desde el 5 de noviembre de 2017 que llegaron a La Habana la Cruz y el icono de la Virgen, ha ocurrido un despertar de la juventud habanera que, gracias a Dios, se siente más comprometida con la fe y va creciendo y caminando en el proceso de hacer Iglesia”.

Una vez que los jóvenes han sido seleccionados y se ha conformado la delegación habanera, ¿cómo ha sido su preparación? ¿Desde la Pastoral Juvenil se ha diseñado algún programa formativo?
“A la Arquidiócesis de La Habana se le asignó la responsabilidad de conformar la comisión nacional de inscripciones a la Jornada Mundial. Es decir, hemos tenido que procesar y tramitar el visado de los más de 470 delegados de la Isla. Este proceso nos ha llevado más de cinco meses de trabajo muy arduo, pues responde al tema legal y documental de la Jornada. Por esta razón, estamos retrasados en este otro tipo de preparación (importantísima) para la Jornada. Con la visita del presidente de Panamá al arzobispado habanero, la delegación nuestra comenzó el itinerario que nos llevará directamente a Panamá. Este camino incluye, además, encuentros formativos y una importante reunión con el Sr. embajador de Panamá en Cuba, en la cual deben participar todos los delegados de La Habana. Previo a la Jornada, tendremos un retiro espiritual”.

¿Cómo compartirán las catequesis pensadas por la Iglesia universal para que los jóvenes del mundo vivan en sintonía la preparación a la JMJ?
“Las catequesis serán parte de los encuentros formativos. Son catequesis que, además, los jóvenes pueden ir descargando online, pero, indiscutiblemente, nosotros, a nivel diocesano facilitaremos que estas catequesis lleguen a todos los jóvenes, pues nos parece importante que vayan viviendo con la Iglesia universal esta preparación para la Jornada”.

También se percibe en la Arquidiócesis un trabajo comunicativo importante, fresco, renovado, en torno a la JMJ. Por las redes sociales, páginas web, circulan testimonios escritos, imágenes, trabajos audiovisuales, en fin productos comunicativos realizados por los jóvenes comunicadores. ¿Es que la Pastoral Juvenil en La Habana ha priorizado la dimensión comunicativa?
“Una de las prioridades del proyecto que estamos diseñando es la dimensión comunicativa, que va más allá de la trasmisión de la noticia. Queremos trazar una estrategia comunicativa para que todo lo bueno que se hace en la Pastoral Juvenil llegue no solo a los jóvenes, sino que repercuta en bien de toda la Iglesia arquidiocesana.
”Ciertamente, hemos desarrollado un grupo importante de productos audiovisuales, de reseñas, se han tomado y publicado testimonios de jóvenes habaneros… La Pastoral Juvenil tiene varios grupos de WhatsApp, de Messenger, perfiles de Facebook, además de espacios en las publicaciones impresa y digital de Palabra Nueva, la revista de la Arquidiócesis. A través de todos estos soportes, exponemos nuestro trabajo, nos comunicamos y todo esto va creando un ambiente muy favorable. Todavía es incipiente, nuestro deseo es que la estrategia comunicativa sea eje transversal de toda la Pastoral Juvenil. Creemos que este camino, que quizás esté iniciando la Pastoral Juvenil, resulte útil para toda la Iglesia de La Habana. Una estrategia comunicativa para la Iglesia arquidiocesana permitirá que todo lo bueno que hacemos en la obra de difundir el evangelio, llegue a la mayor cantidad de hermanos y hermanas posible”.

Hubo un interés marcado del Papa por que Panamá fuese la sede de esta JMJ, pues, entre otras razones, esto facilitaría la participación de Cuba. Esto comporta, indiscutiblemente, un compromiso mayor por parte de nuestros jóvenes…
“Así es. Y el compromiso mayor en este camino que recorremos es el de una profundización en la fe, el de un mayor compromiso cristiano, el de una mayor seriedad y toma de responsabilidades frente a la misión mancomunada de la Iglesia. Nuestro deseo sería que se arraigue en el corazón de los jóvenes la conciencia de la corresponsabilidad en la Iglesia, pues la misión de ella no es responsabilidad solo de sus pastores, sino corresponsabilidad de todo el pueblo cristiano. Queremos que el trabajo de la Pastoral Juvenil contribuya a la formación de un laicado comprometido y serio con la vida de la Iglesia diocesana y con la vida de la nación y del pueblo cubano también”.

Pero para ello, y así lo acaba de decir el recién finalizado Sínodo, la Iglesia debe confiar más en los jóvenes…
“Claro, esto solamente será posible confiando en los jóvenes, comprendiendo el papel que tienen y que pueden desempeñar dentro de la Iglesia. Creo también muy importante que los laicos, cuya obra tanto ha significado para la vida de la Iglesia diocesana hasta el día de hoy, vayan asumiendo una nueva misión, que es la de acompañar a los jóvenes que vienen, pero dejándolos hacer, confiando en sus maneras de trabajar, respetándolos. Es así como dejan un laicado fuerte y comprometido para el futuro.
”Me gusta decir que los jóvenes no son nuestro futuro, son nuestro presente. Nuestro futuro serán los niños. El presente son los jóvenes. Si hoy no apostamos por ellos, si hoy no los formamos, si no trabajamos con ellos, el mañana de la Iglesia será difícil porque el presente no está garantizado”.

Dígame ¿cómo asume entonces su papel de asesor de la Pastoral Juvenil?
“El papel de un asesor juvenil es el de acompañar. Y, por supuesto, las cosas oficiales que hace la Pastoral son acompañadas por mí, lo cual no significa que yo les diga a los jóvenes lo que tienen que decir o hacer. Sí, por supuesto, sugiero, recomiendo, pero siempre desde el respeto a la persona y a su opinión”.

¿Qué ha percibido en los jóvenes que le lleva al convencimiento de que hay que confiar en ellos?
“A veces se mira a los jóvenes con sospecha, a veces se mira a los jóvenes y no se confía en su madurez, en lo que son capaces de hacer. Sin dudas, ellos llevan un acompañamiento. A veces hay que dar algunos ‘no’ que abren las puertas a muchos ‘sí’. Creo que cuando confiamos en ellos y les damos una responsabilidad, y acompañamos su trabajo, vemos cosas maravillosas desarrolladas por ellos. Los jóvenes son capaces de pasarse una noche y una madrugada entera en adoración del Santísimo cuando el obispo los convoca, son capaces de organizar una Pascua y estar toda una madrugada en vigilia, como sucedió este año en el Santuario del Rincón. Desde el trabajo logístico, el trabajo formativo, toda la dinámica que se vivió fue pensada y organizada por ellos. Los jóvenes son capaces de ir a limpiar, por iniciativa de ellos mismos, la nueva residencia que ocupará La Edad de Oro. Son capaces de hacer cosas grandes y cosas bellas. Es cierto que llegan a la Iglesia con su fragilidad, su debilidad… Es verdad que nuestros jóvenes llegan y están en la Iglesia con sus miedos, preocupaciones, frustraciones… Pero todo ese mundo de fragilidad debemos acompañarlo desde la Pastoral.
”Y el error de mucha gente de la Iglesia e, incluso, de muchos pastores, está en poner los ojos en la fragilidad y no en el enorme potencial. Porque fragilidad tenemos todos, también los pastores de la Iglesia tenemos muchas fragilidades, también la Iglesia como institución tiene muchas fragilidades, y los jóvenes tienen un enorme potencial que es donde, creo yo, hay que poner los ojos. La predicación y el acompañamiento hacia los jóvenes no pueden partir desde las renuncias que les pedimos, sino desde la opción por Cristo. Quien encuentra a Cristo es capaz de dejar cualquier cosa por Él, quien encuentra a Cristo es capaz de dejarle la vida entera, quien encuentra a Cristo y descubre el tesoro precioso que es Cristo, es capaz de vivir la vida por Él, porque el ideal de la vida cristiana es vivir por Cristo, con Él y en Él. Y esto el joven lo percibe; cuando el joven percibe a Jesucristo en su vida, comienza un proceso de transformación que lo lleva al compromiso, al autocomprenderse de un modo nuevo, a comprender su historia y su vida de un modo nuevo y a comprender la Iglesia de un modo nuevo”.

¿Padre, cómo son los jóvenes que le acompañan?
“Los jóvenes con los que yo camino sueñan Iglesia, y sueñan una Iglesia que a mí se me revela con una frescura y con una belleza extraordinarias, una Iglesia para la cual no estamos preparados porque estamos anclados en antiguos esquemas de Iglesia, y ellos nos muestran una Iglesia que puede ser renovada por el espíritu joven”.

Aunque todavía es un hombre joven, ¿cómo ha influido esta experiencia pastoral con los jóvenes en su vida de sacerdote?
“Cuando asumí la pastoral hace dos años, lo hice como un encargo que era necesario para la Iglesia diocesana. Yo he sido formado en un estilo, en el cual a la Iglesia no se le puede decir que no cuando se le puede servir. Fue un sí que di con miedo, porque sabía los enormes retos que venían por delante; fue un sí que di hasta cierto punto por compromiso con la Iglesia, con el obispo, y ha sido uno de los sí que más me ha cambiado la vida. Entrar en contacto con los jóvenes me ha llevado a comprenderme también a mí, a comprender mi propia existencia… Porque el mejor modo de ser acompañado es acompañar a alguien. Si quieres conocer lo que vale tu propia vida, acompaña en el camino de tu vida a los demás. Dar es lo mismo que recibir, y solamente se recibe dando. Creo que le he dado poco a la Pastoral Juvenil, le he dado lo poco que puedo dar, porque lo que tenemos para dar siempre es limitado. Y he recibido mucho más de la Pastoral Juvenil; he recibido infinitamente de los jóvenes. Tengo que decir que hoy la Pastoral Juvenil es, de algún modo, consuelo y esperanza en mi vida frente a otras realidades pastorales que quizás me resultan menos agradables de asumir.
”La Pastoral Juvenil es signo de esperanza en mi vida, porque cuando miro a los jóvenes, yo que todavía soy joven, digo: ‘hay una Iglesia fuerte, hay una Iglesia viva, una Iglesia que está ahí, que lo único que tenemos que hacer es acompañarla’. Cristo no se ha equivocado, Él está con nosotros todos los días hasta el fin del mundo y Cristo sigue suscitando vida y esperanza en medio de la Iglesia. Ah, no somos multitud, y esa es nuestra riqueza. De lo que se trata es, como dijo el Papa Benedicto XVI, que seamos una minoría significativa. Y yo creo que los jóvenes están siendo hoy en nuestra Iglesia, una minoría no tan minoritaria y significativa”.

Me habla de jóvenes comprometidos con la Iglesia, pero ¿cuán comprometidos están los jóvenes católicos con Cuba?
“Ser Iglesia significa estar anclados en una realidad. La Iglesia no es una realidad ajena al tiempo y a la sociedad, la Iglesia se da en la concreción de una Iglesia particular. Se da en la concreción de una Iglesia histórica, marcada también, para bien y para mal, por la historia que le toca vivir. Y esa es la realidad de nuestra Iglesia. Jóvenes comprometidos con la Iglesia, significa jóvenes comprometidos con el país, con la sociedad, comprometidos con la historia. La Iglesia es como la casa, como la madre a la que se acude para buscar el consuelo y el alimento. Es la madre la que nos pone a caminar y es, también, la que nos saca y nos manda a ser vida, porque la maternidad verdadera produce, engendra vida en su interior para darla a los demás. Y esa es la Iglesia católica en Cuba, la madre que da vida a sus hijos para que sus hijos salgan a comunicar la vida en medio de esta sociedad que nos toca vivir”.

¿Cuál es, según su consideración, la mayor fortaleza de la delegación habanera a la JMJ Panamá 2019?
“La mayor fortaleza de la delegación habanera a la JMJ Panamá 2019, es su diversidad. Es una delegación muy diversa, hay jóvenes de todas las comunidades cristianas, de todas las vicarías, de todos los espectros de la sociedad cubana, hay jóvenes incluso extranjeros que estudian en Cuba, hay jóvenes que manifiestan la riqueza de la universalidad de la Iglesia en esta Iglesia particular de La Habana. Otra gran fortaleza es la presencia en ella de jóvenes que ya tienen una larga andadura en la vida de la Iglesia y otros de más reciente incorporación a la comunidad. Y eso es una gran riqueza que nos puede nutrir. Otra gran riqueza es la presencia de sacerdotes, religiosos y religiosas que participan como peregrinos a la JMJ, la presencia de seminaristas, que debo decir no es así en la mayoría de las diócesis. La Habana lleva seminaristas propios dentro de la delegación. Hay personas también que superan los treinta y cinco años de edad, que son acompañantes de la Pastoral Juvenil, que trabajan en las comunidades en servicio de los jóvenes, son sus catequistas… Todo eso es un bien enorme”.

Padre, ¿cree que nuestra Iglesia, la de Cuba, debe aprender a confiar más en los jóvenes?
“Sí, y nunca es tarde para empezar. Y en este sentido quisiera pedir a todas las comunidades cristianas que sean nido de amor y espacios de libertad para los jóvenes, que sean lugar donde ellos, cualesquiera que sean, lleguen y encuentren consuelo, esperanza, acogida. Van muchas veces por un mundo que les causa heridas, y en la Iglesia lo único que necesitan encontrar son brazos abiertos y un ambiente más propositivo que imperativo. Cuando lo jóvenes encuentran acogida, los jóvenes se transforman. Y no solo los jóvenes, cuando una persona se siente acogida y amada, esa persona se transforma. Porque solo el amor es la fuerza que transforma los corazones y la fuerza que salva el mundo.
”Debemos despojarnos de nuestras rigideces y abandonar posiciones apertrechadas. No se trata de decirles que cualquier estilo de vida es correcto, que todo vale del mismo modo, sino de expresarles con nuestros gestos concretos que la Iglesia los comprende, que la Iglesia los acompaña, que la Iglesia camina con ellos, que la Iglesia los aprecia y los valora, que Cristo no le pone condiciones a nadie para amarlo. Que Cristo nos ama como somos y a partir de ahí nos impulsa a nuevos modos de ser, que con Cristo es posible un nuevo comienzo en todas las cosas porque Él es la eterna novedad, Él es la eterna juventud, Él es el viviente que vive para siempre y que no cesa de llamarnos a su seguimiento”.

5 Comments

  1. hey there and thank you for your information – I’ve definitely picked up anything new from right here. I did however expertise several technical issues using this site, as I experienced to reload the website a lot of times previous to I could get it to load properly. I had been wondering if your web hosting is OK? Not that I am complaining, but slow loading instances times will sometimes affect your placement in google and can damage your quality score if ads and marketing with Adwords. Anyway I’m adding this RSS to my email and could look out for much more of your respective exciting content. Make sure you update this again soon..

  2. I think other site proprietors should take this site as an model, very clean and magnificent user genial style and design, as well as the content. You are an expert in this topic!

  3. Nice post. I was checking constantly this blog and I am impressed! Extremely useful info particularly the last part 🙂 I care for such information much. I was looking for this particular info for a long time. Thank you and good luck.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*