El envejecimiento no es un reto, es una realidad

Por: Teresa Díaz Canals

Dra. Susana Hierrezuelo Cortina
Dra. Susana Hierrezuelo Cortina

Entrevista a la Dra. Susana Hierrezuelo Cortina, jefa del Departamento de Rehabilitación Funcional del Centro de Investigaciones sobre Longevidad, Envejecimiento y Salud (CITED), miembro del Grupo Nacional de Rehabilitación de Cuba y miembro de la Sociedad Cubana de Geriatría y Gerontología.

Ya yo también estoy entre los otros
que decían mirándonos, con aire
de tan fina tristeza “Vamos, jueguen”
para apartarnos. Y en la penumbra bella
de los bancos del parque atardecidos
¿de qué hablaban, oh di, y quiénes eran?
Superiores, cual dioses, daban pena.
Se parecían muchísimo si lentos
nos miraban distantes, como un grupo
de árboles que une un día de otoño.
Ya yo también estoy entre los otros
de quienes nos burlábamos a veces,
allí como unos tontos, tan cansados.
Nosotros, los pequeños, los que nada
teníamos, mirábamos, sin verlos,
aquel su modo de estar todos de acuerdo.
Y ahora
que he caminado lenta hasta sus bancos
a reunirme con ellos para siempre,
ya yo también estoy entre los otros,
los mayores de edad, los melancólicos,
y qué extraño parece ¿no es verdad?
Fina García Marruz
“Ya yo también estoy entre los otros”

“…la independencia de uno mismo significa
la autoexigencia de la decisión personal,
de no abandonarse a la excusa
de ‘lo que han hecho de mí’”
Victoria Camps
La imaginación ética

Hace apenas un mes, fui invitada a participar en un taller sobre el adulto mayor por iniciativa de la organización no gubernamental Centro Félix Varela. La persona encargada de ejecutarlo era la Dra. Susana Hierrezuelo, allí la conocí. No solo me convertí en su paciente, sino me hice el compromiso de promover, en la medida de lo posible, la labor anónima y heroica de esta mujer que realiza un trabajo de suma importancia. En su exiguo departamento del CITED rehabilita, junto a su competente y joven equipo, a personas que están aquejadas de ciertos problemas de funcionabilidad. Tal vez no esté totalmente consciente esta especialista en Prevención de los Trastornos en la Marcha, el Equilibrio y las Caídas, que solo se vive verdaderamente cuando se transmite algo. Una vez le preguntaron a Umberto Eco ¿qué significa hoy ser feliz? El escritor italiano contestó: “Tener algo que hacer que nos urge llevar a término”. Ojalá que la Dra. Hierrezuelo pueda cumplir todos sus sueños, pero de entrada, ya convirtió su pequeño espacio laboral en un reino de la Aurora.

¿Cómo se manifiesta el envejecimiento en Cuba?
“Considero, al igual que el Dr. Juan Carlos Albizu-Campos, que el término ‘envejecimiento poblacional’ debería ser sustituido por ‘envejecimiento demográfico’ o por ‘envejecimiento de la estructura por edades de la población’; es decir, ahora en Cuba el 20.1 % de la población tiene sesenta años y más. Esto permitirá entender que la dificultad no está en la estructura por edades, sino en su interrelación con el desarrollo económico y social que debe articularse.
”En el 2025 seremos uno de los países más envejecidos de América Latina y en el 2050 el más envejecido, esto se explica, precisamente, por la llegada en el 2030 a sesenta años de aquellas generaciones que fueron baby-boom y por tanto, se transformarán en el boom de las jubilaciones.
”El envejecimiento debe considerarse como un aporte de las personas mayores a la sociedad, pues ellas tienen experiencias para compartir y así hacen la diferencia. De esta manera se aumenta el capital social, incluyendo recursos tanto individuales como colectivos en los diversos contextos sociales. Envejecer es también prepararse cognitiva y físicamente para tener mejor nivel funcional, atender los programas de la prejubilación y la incorporación a los diferentes niveles de atención posterior, según se corresponda.
”En Cuba existen Hogares de Ancianos, Casas de Abuelos, Liceos, Círculos de Abuelos y personal con preparación geronto-geriátrica, pero aún no es suficiente. La esperanza de vida al nacer es de 78,43 años y los sostenidos bajos niveles de fecundidad han condicionado un creciente envejecimiento demográfico. Envejecer aquí debe suponer tener una vida buena en salud, un aumento del acceso universal al conocimiento y el mejoramiento permanente de las condiciones y satisfacciones de la población mayor.
”Eliminar las barreras del envejecimiento y recha-zar los estereotipos existentes acerca de la edad es imprescindible en el proceso de mejoramiento de la atención a los adultos mayores. Se requiere, además, que estos últimos tengan un mayor acceso a la vivienda, al transporte y a los entornos saludables. Tener buena calidad de vida en este grupo social consiste en no excluirlo en la toma de decisiones.
”La Organización Mundial de la Salud (OMS) plantea que la sociedad envejecida puede equilibrar necesidades y beneficios. El reporte mundial de salud y envejecimiento apunta que el envejecimiento saludable consiste en el desarrollo de una estrategia que fomente y mantenga la capacidad funcional, lo cual permite el bienestar en la vejez.
”La población mayor no debe verse como un gasto, sino como una inversión que facilite el bienestar de la sociedad. El envejecimiento en condiciones de dignidad y seguridad es para esperarlo y no para temerle”.

¿Considera Ud. que envejecer es sinónimo de funcio-nabilidad?
“Si bien no existe persona mayor típica, la edad avanzada no debe ser sinónimo de dependencia. Existen factores individuales como el comportamiento, la genética, las enfermedades, los cambios relacionados con la edad y los factores ambientales, como la vivienda, los dispositivos de asistencia, las instalaciones sociales y el transporte que permiten interactuar en funciones.
”Las personas mayores se valoran biomédicamente, en lo funcional, en lo social y en lo psicológico. El verdadero reto es mantener la autonomía y la independencia a medida que se envejece. Por lo tanto, la salud de las personas mayores se debe medir en términos de función y no de enfermedad; es la función la que determina la expectativa de vida, la calidad para mantener un nivel de funcionabilidad que permita el mayor grado de autonomía posible para tener un envejecimiento saludable.
”Ser capaces de hacer durante el máximo tiempo posible las cosas a las que les damos valor ya sean o no actividades de la vida diaria: las básicas como comer, vestirse, ir al baño; las instrumentadas como manejar finanzas, ir al banco, a la farmacia; y las complejas o de desempeño, que se miden por la velocidad de la marcha, el agarre en la fuerza, y que nos permiten también poder bailar, manejar, tocar instrumentos musicales, etc.
”En Cuba la Atención Primaria de Salud (APS) es el medio asistencial idóneo para la detección, prevención y diagnóstico precoz del deterioro funcional y cognitivo, es decir, que para mejorar la funcionabilidad hay que actuar sobre su principal factor de riesgo que es la inactividad.
”Si el adulto mayor tiene un estado funcional óptimo, el envejecimiento es satisfactorio. Su interrelación con el entorno es importante. A mayor funcionabilidad mejor se realizan las actividades y hay mayor comunicación e intercambio social, movilidad, autocuidado y mejor percepción de salud”.

¿En estos momentos, según su experiencia, el rol del cuidador en nuestro país se mantiene desempeñado fundamentalmente por mujeres?
“El tema de los cuidadores es muy importante, cuidar a una persona mayor significa ayudarle, responder a sus necesidades básicas e intentar mantener su bienestar, pero esto implica responsabilizarse de todos los aspectos de la vida del enfermo, higiene, alimentación, vestirlo, medicarlo, brindarle seguridad y, sobre todo, la persona encargada de esta tarea tiene que afrontar la sobrecarga física y emocional que supone la dedicación continuada al cuidado. Existen escalas de evaluación de las cargas existentes en los cuidadores.
”En Cuba la responsabilidad no está en la mujer solamente, sino en algún miembro de la familia o amigo designado por el familiar o el adulto mayor, aunque estadísticamente está demostrado que el mayor porcentaje de personas que cuidan son mujeres.
”Existen cuidadores formales e informales en diferentes instituciones de salud. Se han instrumentado escuelas de cuidadores para que comprendan, mediante la socialización, las enfermedades crónicas que provocan discapacidad. Aquí se enseñan estrategias de actuación, pero la realidad es que son insuficientes estos talleres educativos y cuando se realizan, en ocasiones, no son continuados.
”En ese espacio de capacitación se les enseña a las personas que atienden a los adultos mayores cómo cuidar su propia salud y evitar el aislamiento, se les recomienda pedir ayuda cuando lo necesitan, expresar sus sentimientos, cómo utilizar los servicios de salud y se les aconseja estar alertas ante señales de sobrecarga, malestares físicos, cansancio, falta de apetito, dolores musculares, alteraciones del sueño, abandono de su aspecto físico. Desde el punto de vista psíquico, se pueden manifestar en esta ardua tarea síntomas de tristeza, sentimientos de culpa, cambios de humor, autoestima baja, soledad, desinterés. En lo social, pueden darse rupturas de relaciones con familiares y amigos”.

¿Existe algún tipo de ejercicio que beneficie el cuerpo, la mente y el alma en general?
“Existen los ejercicios multicomponentes que incluyen los de resistencia aeróbica, los de fuerza muscular, equilibrio y coordinación y los de flexibilidad.
”Si queremos mejorar la resistencia cardiovascular, debemos caminar, pedalear; puede ser tres días a la semana de cinco a treinta minutos.
”Para el aumento de la fuerza se deben utilizar desde pesas libres hasta máquinas de resistencia variable, estos ejercicios deberían ser específicos para los grupos musculares e incluir algunos que simulen las actividades de la vida diaria (como sentarse y levantarse de una silla) dos o tres días por semana.
”La ejercitación en flexibilidad consiste en ejercicios de estiramiento de diez a quince minutos, dos o tres días por semana. Yoga, Pilates, siguen siendo importantes y realizar, unido a esto, el tai chi.
”El equilibrio se ejecuta en posición de pies juntos, separados, un pie delante del otro, ojos abiertos y cerrados.
”Las personas con bajo nivel de actividad física y sin historia de práctica de ejercicio sistemático, tienen que comenzar por iniciar un entrenamiento bajo, para poder adherirse con efectividad en el plan programado, el mismo debe ser siempre prescrito por personal médico debido a posibles contraindicaciones”. Ω

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*