DE LA BIBLIA: Enfermedad, sanación y milagros I

por diácono Orlando Fernández Guerra-orlandof@arqhabana.org

jesus-sana-a-un-ciego

jesus-sana-a-un-ciegoLos evangelistas afirman unánimemente que Jesús predicaba el Reino de Dios, no solo a través de palabras, sino de obras (Lc 24, 19; Jn 14, 10; Hch 2, 22; 7, 22). El Maestro había pasado haciendo el bien (Hch 10, 38) y sus obras daban testimonio de eso (Mt 11, 2, 19; Jn 5, 20, 36; 7, 3; 9, 4; 10, 25, 32, 37-38; 14, 10-12; 15, 24; Lc 7, 35). Así, una buena parte de los evangelios, está dedicada a narrar estas obras que los cristianos llamamos los milagros de Jesús. En total, podemos encontrar en ellos unos sesenta y cinco relatos de milagros. Marcos nos refiere dieciocho, mientras que Mateo y Lucas coinciden en veinte cada uno y Juan tan solo siete de estos signos.
Para acercarnos a este tema tan importante es bueno saber qué términos usan en sus obras para nombrarlos. Si miramos en cualquier Diccionario de la Lengua Española encontraríamos definida la palabra milagro como: “Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino”. Para la mentalidad pagana de entonces –incluso, para nuestra mentalidad moderna occidental–, los milagros suelen manifestarse de manera extraordinaria y portentosa. Pero para la mentalidad bíblica esto no era absolutamente necesario. Aunque no podamos explicar hoy –ni quizás nunca– muchos de los milagros obrados por Jesús, sabemos que al realizarlos no rompió ninguna de las leyes que rigen el universo conocido. Dios es el Creador del universo y respeta su propia obra.
Los evangelistas sinópticos siempre usan el término griego dynamis, que puede traducirse por “poder, fuerza o señales” (Mt 7, 22; 11, 20-23; 13, 54, 58; 21, 15; Mc 6, 2; Lc 10, 13; 19, 37; Hch 2, 22; 8, 13; 19, 11), mientras que el Evangelio de Juan usa dos términos griegos diferentes: semeión, que se traduce por “signo, señal o símbolo” (Jn 2, 11, 23; 3, 2; 4, 48; 6, 2, 26; 7, 31; 9, 16; 11, 47; 12, 37; 20, 30); y erga que se traduce por “obras” (Jn 5, 20, 36; 6, 28; 9, 3; 10, 25, 32, 38; 14, 10-12; 15, 24).
Los primeros cristianos entendieron las obras que Jesús realizaba como signos de que el Reino de Dios prometido había llegado a través suyo (Mt 11, 5; Lc 7, 21) y que Dios estaba manifestando su victoria sobre las fuerzas del mal y de la muerte (Lc 10, 18; 11, 20; Mt 12, 28). Sus milagros eran una irrupción del futuro en el presente, lo cual evidenciaba que en Él se unían dos aspectos importantes que caracterizaban la era mesiánica: la espera de la salvación prometida y su realización en el presente. Así los milagros son signos de que el Reino de Dios estaba entre ellos.
Ahora bien, la mayoría de los milagros que los evangelistas atribuyen a Jesús son curaciones y muy pocos se refieren a otros temas. En el Antiguo Testamento la enfermedad era tenida como un castigo divino debido a la condición pecadora del enfermo o de sus progenitores (Mt 9, 2-7; Mc 2, 5-12; Lc 5, 20-24). La enfermedad causada por el pecado volvía impuro a los enfermos. Y estos, cuando sanaban, debían ofrecer un sacrificio en el Templo por su purificación (Lev 14, 1-32). La impureza legal les aislaba de la comunidad y les excluía de la sociedad (Lev 13, 45-46). Esta creencia estaba en el subconsciente de los apóstoles, cuando le preguntaron a Jesús: “Maestro, ¿quién pecó, él o sus padres, para que haya nacido ciego?”, a lo que Jesús les respondió: “Ni él pecó ni sus padres; es para que se manifiesten en él las obras de Dios” (Jn 9, 2-3).
Si la enfermedad era fruto del pecado, solamente a Dios estaba reservado el restablecimiento de la salud perdida. A diferencia de lo que sucedía en las religiones paganas donde hechiceros, exorcistas, adivinos y sacerdotisas se dedicaban a este ministerio, en la Biblia solo Dios puede devolver la salud a través de sus profetas (2 Re 5, 7-8; 20, 5). De ahí que encontremos varios salmos invitando al enfermo a la oración para que sea librado de la muerte (Sal 6, 2-5; 88, 16; 41, 5).
Cuando los profetas hablan de los tiempos mesiánicos, destacan entre sus características la presencia de la salvación de Dios curando las enfermedades y dolencias: “Se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará…” (Is 35, 4-6). Los evangelios recogen estos textos aplicándoselos a Jesús como Mesías (Mt 11, 4-5; Lc 7, 21-22). Con su obrar, Jesús cambia la comprensión de lo que es la vida y la muerte, la salud y la enfermedad. Con el Mesías, Dios llegaba a su pueblo con criterios novedosos (1 Sm 2, 8; Lc 1, 53). Los evangelistas se hacen eco de esto al justificar el obrar de Jesús citando el Antiguo Testamento (Is 61, 1; Lc 4, 18). Es en este contexto donde han de entenderse los milagros narrados en los evangelios. Ω

17 Comments

  1. I simply want to mention I’m new to blogging and really savored this web site. Almost certainly I’m planning to bookmark your blog . You actually come with wonderful writings. With thanks for sharing your web-site.

  2. Does your website have a contact page? I’m having problems locating it
    but, I’d like to send you an email. I’ve got some ideas for your blog you might be interested in hearing.

    Either way, great site and I look forward to seeing
    it develop over time.

  3. Thanks for some other excellent post. The place
    else could anyone get that type of info in such a perfect method of writing?
    I’ve a presentation next week, and I’m on the search for
    such info.

  4. You could certainly see your enthusiasm within the work you write.
    The sector hopes for more passionate writers such as you who aren’t
    afraid to say how they believe. All the time follow
    your heart.

  5. You’re so interesting! I don’t suppose I’ve read a single thing like
    that before. So wonderful to find another person with genuine thoughts on this subject matter.
    Really.. thanks for starting this up. This site is one thing that is required on the web, someone with a little
    originality!

  6. I’m really enjoying the design and layout of your website.
    It’s a very easy on the eyes which makes it much more pleasant for me to come here and
    visit more often. Did you hire out a designer to create your theme?
    Excellent work!

  7. When I originally commented I clicked the «Notify me when new comments are added» checkbox and now each time
    a comment is added I get three emails with the same comment.
    Is there any way you can remove me from that service? Thank you!

  8. Somebody essentially lend a hand to make significantly posts I’d state.

    This is the first time I frequented your web page and
    so far? I surprised with the analysis you made to make this particular publish incredible.
    Fantastic task!

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*