Consagrado nuevo obispo para la Diócesis Guantánamo-Baracoa

Por Daniel Estévez González

Monseñor Silvano consagrado obispo
Monseñor Silvano consagrado obispo
Consagración episcopal de Monseñor Silvano
Consagración episcopal de Monseñor Silvano

En la noche de este domingo 27 de mayo, Fiesta de la Santísima Trinidad, tuvo lugar la Solemne Misa de Consagración Episcopal de Monseñor Silvano Pedroso Montalvo en la S.M.I. Catedral de La Habana, en esta ocasión abarrotada por los fieles de la arquidiócesis e invitados del extremo oriental del país.

Monseñor Juan García, obispo consagrante, preguntó al elegido por su disposición a ser fiel al Evangelio y a la nueva misión que la Iglesia le confiere. Por su parte, el secretario de la nunciatura en Cuba, P. José Manuel Alcaide Borreguero, leyó el Mandato Apostólico emitido por el Papa Francisco y Mons. Rodolfo Loiz Morales mostró la Bula Papal.

Como parte del ritual de la celebración, el obispo electo se postró ante el altar y se cantaron las Letanías de los santos y beatos. Seguidamente, en momento solemne, el obispo consagrante impuso sus manos sobre la cabeza del elegido, gesto que continuaron los demás obispos presentes. Después, el nuevo obispo consagrado fue ungido con el Santo Crisma, recibió los Evangelios y las insignias de su oficio episcopal: el anillo, la mitra y el báculo pastoral.

La diócesis de Guantánamo-Baracoa será el destino del nuevo miembro de la Orden de los Obispos. Una misión no planificada por Mons. Silvano, quien reconoció ante el gran público que “los planes Dios no son los nuestros”.

En sus palabras de agradecimiento, el prelado confesó que había planeado desde enero de este año ir a trabajar en una nueva misión a la diócesis vecina de Matanzas. Sobre esta confesión, que sorprendió a muchos, dijo: “sentí que el Señor me llamaba a formar equipo junto a otros sacerdotes en una parroquia en Matanzas, pero como me han dicho varios amigos por estos días: ‘si quieres que Dios se burle de ti, cuéntale tus planes’; y yo se los conté”.

Gratificó además a Mons. Alfredo Petit, obispo co-consagrante junto a Mons. Dionisio García, quien fuera el primer sacerdote que conoció y del cual recibió el sacramento de la Comunión. De igual modo agradeció a todos los que lo han acompañado en su ministerio y a los que, viniendo de lejos, han querido celebrar su alegría, en especial a los monseñores Thomas Wensky, arzobispo de Miami, Octavio Cisneros, obispo auxiliar de Brooklyn y Roberto  González Nieves, arzobispo de San Juan, Puerto Rico

Mons. Silvano sucede al ahora arzobispo metropolitano de Camagüey, Mons. Wilfredo Pino, quien presidió anteriormente la diócesis. Con su lema episcopal “Ámense como yo les he amado” (Jn. 15, 12), el nuevo purpurado irá a las tierras orientales a continuar sembrando amor y tirando las redes de la esperanza como su Maestro.

La toma de posesión en su nueva diócesis será el sábado 9 de junio a las 10 a.m. en la Catedral de Santa Catalina de Ricci. Recemos por el nuevo obispo y sus fieles.

3 Comments

  1. Hi, just required you to know I he added your site to my Google bookmarks due to your layout. But seriously, I believe your internet site has 1 in the freshest theme I??ve came across. It extremely helps make reading your blog significantly easier.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*