Las notas finales de Órganos de La Habana

Por: Lázaro Numa Aguila

Ciclo Órganos de La Habana, organizado por la Cátedra de Música Sacra del Centro Cultural Padre Félix Varela.
Ciclo Órganos de La Habana, organizado por la Cátedra de Música Sacra del Centro Cultural Padre Félix Varela.

Llegadas las siete de la noche del  lunes 2 de diciembre de 2019, se dejaron escuchar nuevamente las notas musicales de un órgano capitalino. Esta vez le correspondió el turno al de la iglesia más antigua de la ciudad, la del Espíritu Santos. Así  se cerrarían las cortinas del ciclo Órganos de La Habana, organizado por la Cátedra de Música Sacra del Centro Cultural Padre Félix Varela. Los artistas invitados para este colofón fueron el notable organista alemán Stefan Baier y el coro de cámara Vocal Leo, dirigido por la maestra Corina Campos.

El maestro Stefan Baier, un hombre que merece el reconocimiento de todos, no solo por sus dones como músico, también por sus aportes al desarrollo de la música de órganos en Cuba.
El maestro Stefan Baier, un hombre que merece el reconocimiento de todos, no solo por sus dones como músico, también por sus aportes al desarrollo de la música de órganos en Cuba.

Para la fecha se escogió un repertorio que no perseguía virtuosismos, sería más sacro y en correspondencia con el tiempo litúrgico que se está viviendo. Aún bajo esas premisas, Baier hizo gala  de sus cualidades de  excelente ejecutante, deleitando a los presentes en cada uno de los pasajes de su ejecución.

El trabajo del coro mostró una polifonía bien trabajada y cuidada por la maestra Corina Campo.
El trabajo del coro mostró una polifonía bien trabajada y cuidada por la maestra Corina Campo.

El coro como siempre, impecable, mostró un empaste entre voces bien cuidado. Junto al trabajo del instrumentista, las muchachas dirigidas por Corina Campo se empeñaron en brindar un excelente trabajo que redondeaba el propósito del concierto.

Lamentablemente, pasada la mitad de la presentación, la pérdida inesperada del fluido eléctrico llegó para arruinar tanto esfuerzo. Es cierto que el hecho impidió escuchar los acordes finales del concierto, pero nada empaño la magistral ejecución de Stefan Baier  y del coro. De esta manera inesperada bajó el telón, pero no terminó el empeño de que continúen escuchándose las notas de los  órganos en La Habana.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*