Casi

Por Jorge Fernández Era

vivienda-cuba

El ahorro sería considerable, la repercusión popular inmensa. Rebajar del arca estatal más de un tercio del presupuesto destinado a la construcción de viviendas significaba un desvío financiero hacia otras áreas no menos sensibles, además de contar con unos 10 000 habitáculos ya edificados cuya reparación y mantenimiento correría a cargo de la propia población. De tal forma, a partir de su publicación en la Gaceta Oficial quedaría oficializada la disposición primera de la cláusula cuarta de la segunda reunión de la Comisión para el Aseguramiento de Soluciones Inconclusas (CASI), que resolvía inhabilitar 18 631 locales pertenecientes a ministerios, organizaciones de masas, asociaciones, sociedades, grupúsculos y corporaciones para su entrega inmediata a familias damnificadas por eventos meteorológicos y por otros eventos, reuniones y congresos que nada habían resuelto hasta el presente. A partir de esa fecha, las familias alojadas en albergues de tránsito no tendrían que albergar la menor duda de que sus casos serían priorizados.
Eso sí: el Estado se vería en la imperiosa necesidad de destinar 18 631 locales a las oficinas que en todo el país acogerían a los 25 000 funcionarios capacitados para organizar la entrega de forma justa y ordenada. Ω

2 Comments

  1. An attention-grabbing discussion is price comment. I feel that you must write extra on this topic, it may not be a taboo topic however usually persons are not sufficient to speak on such topics. To the next. Cheers

  2. I just want to mention I am new to blogging and site-building and definitely enjoyed your page. Almost certainly I’m likely to bookmark your blog . You surely have impressive articles. Kudos for sharing your webpage.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*